¡Fiesta de fallos! Cómo Tekkie Uni les enseña a los niños el valor de los errores

La mayoría de nosotros creemos que los errores son malos, y a nadie le gusta equivocarse. Pero los errores pueden ser algo bueno porque aprendemos de ellos.

En ninguna parte esto es más evidente que en una fiesta de errores de Tekkie Uni, una fiesta en la que los niños de la clase de programación trabajan juntos para mejorar las aplicaciones de los demás, mientras encuentran todos los errores.

Arreglar errores es una parte importante del ciclo de desarrollo de un software, y una parte necesaria para los niños que acaban de pasar semanas aprendiendo a codificar y construir una aplicación. Antes de que puedan mostrar sus aplicaciones a sus amigos y familiares, la aplicación necesita ser depurada.

Es un proceso que se parece mucho a la corrección de un ensayo para la escuela. No es muy divertido, pero hay que hacerlo para que los códigos tengan sentido. Es por eso que Tekkie Uni se convierte en una fiesta y hace que los niños depuren sus aplicaciones, juntos.

¿Qué es un fallo?

Imagínate a un niño que quiere un dulce específico. El niño se lo dice a su padre, y le describe el dulce con detalles: el empaque, su nombre, cuánto cuesta; y su padre compra el dulce equivocado cuando está en la tienda. Ahí debió pasarse por alto una instrucción fundamental para su padre, por ejemplo, el no haberle dicho dónde se encuentra el dulce en la tienda.

Es así como los profesores de Tekkie Uni explican los fallos a los niños: los fallos son un error en las instrucciones, en alguna parte, para que tu programa no se comporte de la manera que quieres. En muchos casos los códigos pueden funcionar bien en su entorno de desarrollo original, pero cuando una aplicación se sube a un teléfono o a una tableta, esta no funciona.

Los fallos pueden ser astutos con frecuencia es difícil para los estudiantes encontrar errores en su propio trabajo. Así como es difícil detectar errores ortográficos en un ensayo que tú mismo has escrito, también es difícil ver tus propios errores en las líneas de los códigos.

Es por eso que al final de cada curso de programación el profesor hace una fiesta de fallos.

¿Qué es una fiesta de fallos? 

En Tekkie Uni, la fiesta de fallos es la última sesión del curso Desarrollo de aplicaciones. Después de que los estudiantes han desarrollado su aplicación y la han descargado a sus teléfonos, llegan a clase preparados para depurar.

Al comienzo de la fiesta de fallos, el trabajo de los estudiantes es sencillo: abran sus aplicaciones y comiencen a jugar con ellas. Pero ellos, guiados por el profesor y trabajando con sus compañeros, juegan con las aplicaciones de una manera muy directa, comprobando cosas específicas:

  • Diseño: ¿Hay imágenes distorsionadas? ¿Los botones y el texto están donde se supone que deben estar? ¿Todo se ve como se supone que se debe ver?
  • Corrección de códigos: ¿Hay errores en los códigos que cambien la forma en que funcionan las aplicaciones?
  • Experiencia del usuario: Jugando con la aplicación como usuario, no como programador, ¿el estudiante nota algún problema?
  • Interés: ¿Es interesante la aplicación?

A medida que los niños se van moviendo a través de la aplicación, y van contestando estas y otras preguntas, la clase hace una lista de errores que encontraron y hace también una lluvia de ideas sobre cómo corregir esos errores como grupo. Esto ayuda a todos a aprender de los errores de los estudiantes porque incluso los estudiantes que no encontraron ningún error pueden ayudar a pensar en soluciones para los problemas de sus amigos.

¡Suscríbase a nuestro boletín!
Deje sus datos y ¡obtenga Tekkie!

El profesor también enfatiza que aunque la aplicación de un estudiante puede estar libre de errores por el momento, probablemente tendrá errores en proyectos futuros, y esto demuestra cómo se pueden resolver esos errores.

Lo que los niños pueden aprender de los fallos

No hay nada malo con los fallos. Incluso los códigos escritos por programadores profesionales tienen errores. Es por eso que QA (Quality Assurance por sus siglas en inglés) es una parte tan vital del ciclo de desarrollo de un software. De hecho, según el libro Code Complete, de Steve McConnell, la industria del desarrollo tiene un promedio de entre 15 a 50 errores por cada 1.000 líneas de códigos.

La fiesta de los fallos ayuda a los estudiantes a encontrar sus errores antes de mostrar sus creaciones a sus amigos y familiares. Además, aumenta su confianza el hecho de ayudar a identificar e incluso, arreglar problemas de sus amigos.

Y lo más importante es que les enseña a los niños el valor de sus errores: los errores son algo que ocurre en el desarrollo, y una vez que se arregla un error, será más fácil encontrar uno similar durante su próximo proyecto.

Responses

Comment below