Programación y magia:
¡La programación puede ser muy emocionante!

La magia es asombrosa. Los magos tienen un poder especial que hace que las familias de todo el mundo se reúnan para disfrutar de sus sorprendentes e impresionantes trucos. Todos hemos oído hablar de David Copperfield, Houdini y Shin Lim. Pero, ¿qué tienen en común todos los magos, y cómo se relaciona eso con el mundo de la programación y la tecnología?

Si buscamos la definición de «magia», surgen muchas cosas. Una de las primeras define la magia como el poder de influir, aparentemente, en los eventos mediante el uso de fuerzas misteriosas. Otras definiciones dicen que la magia es mucho más que eso, y la muestran como la realización de rituales oficiados con la creencia de que pueden someter o manipular seres y fuerzas naturales o sobrenaturales.

Y de nuevo, ¿cómo se relaciona este mundo sobrenatural con la programación, la codificación, la tecnología y los niños? Bueno, muchos programadores famosos que abogan por la inclusión de más niños en este mundo, han definido la programación como una especie de poesía, como es el caso de Linda Liukas.

Queremos ir un paso más allá y ver cuáles son las cosas que la magia y la programación tienen en común. ¿Están listos? – ¿Seguro? Porque podríamos tener un conejo escondido debajo del teclado…

¿Qué tienen en común la programación y la magia? ¡A los niños les encantará!


Muy a menudo la programación se compara con la magia ¿por qué? Por un lado, la magia puede ser asombrosa y sorprendente, pero no es real (¡podríamos abrir un debate ahora mismo!). La programación, por otro lado, permite que los niños y jóvenes programadores realmente cambien el mundo. De verdad.

Cuando la gente dice que la programación es como la magia, significa que los jóvenes programadores pueden transformar nuestra sociedad, al igual que los magos cuando usan hechizos y encantamientos. Dicho esto, queremos traer más elementos a la mesa para que esta comparación sea más amplia y rica. Vamos…

Factor de diversión


Si la magia no es divertida, no funciona. Actualmente los magos son una mezcla entre ilusionistas y comediantes que vienen a conquistar los corazones y ojos de la audiencia a través de sus trucos sorprendentes. En la programación, las cosas no son tan diferentes.

Muchos piensan que la programación es algo aburrido y tedioso de hacer, pero esas personas no son conscientes de lo divertido que puede ser aprender a programar, especialmente cuando se comienza a una edad temprana y cuando se utilizan entornos de aprendizaje divertidos, como Scratch o Blockly.

La programación es divertida porque lo que tú -o tus hijos- van a crear, debe encantar y atrapar a los usuarios, y para eso los programadores deben saber bastante sobre estos potenciales usuarios, igual que los magos deben estar preparados para su audiencia.

¿Puedes ver a dónde vamos con esto?

El factor sorpresa


La clave es sorprender, crear algo que la gente realmente quiere ver o tener, y no hay nada, fuera de esa aplicación, que pueda brindar esa cosa específica. Al igual que en la magia, la programación debe dejar a los usuarios no solo con la boca abierta, sino también muy satisfechos con la tecnología, la aplicación, el video o el juego que acabas de crear.

Según investigaciones recientes, la «sorpresa» activa la dopamina en nuestro cerebro, lo cual nos ayuda a enfocar la atención e inspirarnos para ver las cosas de nuevas maneras.

Ahora, ¿puedes ver cuánto podrías ayudar creando una aplicación necesaria y sorprendente, o aprendiendo magia para sorprender a tus seres queridos cada tanto? Deja que tus hijos aprendan una de estas habilidades y podrían aumentar sus propios niveles de dopamina.

El factor de empatía


Mencionamos esto antes: Conocer a tu público y usuarios antes de crear tu truco de magia, app, software o juego, es fundamental para tener éxito. Si no sabes quién es tu público, nunca podrás crear algo atractivo para ellos. Nunca olvides que del otro lado de la pantalla hay un ser humano que, o bien sentirá algo, o no sentirá nada con las creaciones que se le presenten… Creemos saber cuál de las opciones te gustaría que sucediera.

En realidad, aprender a programar desde una edad muy temprana puede fortalecer en los niños sus vínculos con los demás. ¿Por qué? Porque la programación aumenta los niveles de empatía de los estudiantes.

¿Quieres niños empáticos? Ya lo sabes: ¡Enséñales magia y programación!

El factor fantástico


Debes crear algo fantástico. Tanto en la magia como en la programación, el factor «¡guau!» es extremadamente importante. En los cursos de programación de Tekkie Uni tus hijos serán motivados continuamente a encontrar ese factor «¡guau!» dentro de ellos. Y al aumentar su autoestima, confianza en sí mismos y autoexpresión, estarán listos para convertir sus pensamientos e ideas en realidades fantásticas.

Si un truco de magia no es fantástico, será muy difícil que haga feliz al público. Lo mismo sucede con la programación. Nuestras creaciones, como programadores, deben ser extraordinariamente únicas… y créelo o no, eso es completamente posible para tus hijos. ¡Déjate sorprender por su imaginación!

¡Abracadabra! La programación está a la vuelta de la esquina…


El principal objetivo de los profesores de Tekkie Uni es empoderar a tus hijos en un entorno de aprendizaje seguro, para que crean que todo es posible.

Al enseñarles desde el principio que los errores no son más que valiosas experiencias de aprendizaje, los profesores aumentarán la autoestima de tus hijos, su autoexpresión y la confianza en sí mismos.

Al igual que con la magia, vemos la programación desde una perspectiva que va más allá: como una nueva forma de pensar y de hacer las cosas. Permite que tus hijos piensen de manera diferente, se conviertan en agentes de cambio reales y creen aplicaciones, videos o juegos extraordinarios que te dejarán a ti y a tu familia con la boca abierta.

¡Suscríbase a nuestro boletín!

Deje sus datos y ¡obtenga Tekkie!

Required field
Required field

Responses

Comment below