“Las niñas no pueden programar”

Cómo trabaja Tekkie Uni para cerrar la brecha de género en STEM

Las chicas no pueden codificar. La programación es solo para los niños. A las chicas no les interesa la tecnología.

Las afirmaciones anteriores obviamente son falsas. Las niñas pueden hacer todo lo que los niños pueden hacer, y la programación no tiene nada que ver con el género.

Sin embargo, existe una brecha de género en la programación. En Estados Unidos solo el 24% de todos los empleos tecnológicos están ocupados por mujeres, y las estadísticas en todo el mundo no son mejores: Bulgaria tiene el porcentaje más alto de mujeres en tecnología, con un 30%, según el Índice de Mujeres en Tecnología de Honeypot, que compara las fuerzas de trabajo tecnológicas de 41 países diferentes.

De hecho, el número de mujeres en empleos tecnológicos está disminuyendo. Si las tendencias actuales en la industria continúan, según un estudio reciente, puede que no haya equidad de género en la industria tecnológica durante un siglo.

La brecha de género en la clase de programación

La brecha tecnológica de género es una tendencia que se extiende hasta los cursos de programación. El año pasado, solo el 19% de los niños que se inscribieron en los programas de Tekkie Uni eran niñas. Sin embargo, esas niñas suelen estar muy comprometidas, dice Ivgi, directora pedagógica de Tekkie Uni.

“Cuando llegan, la mayoría de las niñas son más apasionadas por la codificación, el diseño, la creación y la dirección de proyectos y grupos”, explicó. “Podemos verlo en nuestras clases. Cuando una chica se inscribe y se queda con nosotros, suele ser la mejor de su grupo”.

Dio el ejemplo de una joven que se inscribió en Tekkie Uni y pasó tres años tomando varias clases. Al final de su segundo año en el programa, Tekkie Uni organizó un hackathón, los niños fueron divididos en equipos, y la niña, que tenía 12 o 13 años, en cada ocasión fue nombrada una de las líderes del equipo.

“Verla liderando este grupo de desarrollo y asumiendo toda la responsabilidad de desarrollar parte de la aplicación en la que estaban trabajando fue increíble”, dijo Ivgi.

Ahora con 16 años, la joven forma parte de un programa especial dirigido a niños que tienen la edad suficiente para trabajar. Trabaja para Tekkie Uni con un grupo de 6-8 estudiantes, todos varones.

 

Atraer a más niñas a la clase de codificación

Ivgi no piensa que el contenido de una clase de codificación necesite ser ajustado para atraer a más chicas. La mayor parte del contenido de Tekkie Uni es deliberadamente neutral en cuanto al género, y está diseñado para atraer a todos los niños, sin importar cuál sea su género.

“No necesitamos hacer algo específico para ellas”, dijo. “No necesito crear contenido usando estereotipos de género para que las niñas se matriculen.”

Las chicas que se unen a las clases de Tekkie Uni lo hacen por muchas razones. A algunas les gusta la tecnología. A otras, les gusta el diseño, a otras solo les interesa saber cómo se desarrollan las aplicaciones. Un mayor número de niñas se encuentran inscritas en las clases de creadores de YouTube; ya que el 33% de los inscritos a estas clases son mujeres, algo que Ivgi atribuye a las tendencias sociales.

Otras se sienten más cómodas participando en una clase en línea que entrando a un espacio físico con muchos niños. Estas niñas tienden a permanecer inscritas debido al ambiente de las clases de Tekkie Uni; puesto que los niños no usan su cámara, se comunican solo a través del micrófono y el chat, y se les anima a apoyarse unos a otros.

Ivgi piensa que se podría animar a las niñas a que se unan a la iniciativa jugando con este entorno. Ella siente que tal vez ofrecer el mismo contenido, pero cambiar la composición de quién está en la clase podría atraerlas más, como por ejemplo creando clases solo para niñas, o clases de programación para madre e hija.

Algo más que podría ayudar es la forma en que se comercializan los cursos. Shauli Twito y Naomi Ben-David, del departamento de Marketing de TekkiUni, intentan regularmente utilizar imágenes de chicas en los anuncios de Facebook y en las campañas de marketing para que las chicas puedan visualizarse a sí mismas en los cursos de codificación. Aunque algunas campañas específicas están dirigidas a las niñas, con hechos que apoyan la importancia de las mujeres y las niñas en la tecnología, muchas están dirigidas a todos los niños en general, expresa Twito.

“Tratamos de no escribir sobre los niños o las niñas específicamente, tratamos de escribir sobre los niños en general”, dijo. “La mayoría de nuestras campañas son para chicos y chicas juntos, pero para las imágenes, a veces elegiremos usar chicas y no chicos.”

Al principio, cuando Tekkie Uni comenzó sus esfuerzos de marketing, muchas de las campañas usaron fotos de niños porque más niños se estaban matriculando. El uso de fotos de niñas fue una elección consciente, dirigida a tratar de cerrar la brecha de género en STEM.

“Este es un concepto que estamos tratando de impulsar, si no en las palabras reales del contenido, porque no todas las campañas están literalmente dirigidas a las niñas en la programación, sí en las imágenes que mostramos, y en el hecho de que en inglés tratamos de decir: “children” y tratamos de ser lo más neutrales posible en cuanto al género”, dijo Ben-David.

Para una academia global como Tekkie Uni, que trabaja en muchos idiomas, la neutralidad de género en el lenguaje puede ser a veces un reto, ya que algunos idiomas utilizan sustantivos específicos de género. Twito y Ben-David trabajan alrededor de esto usando plurales siempre que sea posible.

Para Twito y Ben-David, esta neutralidad de género es una forma de aumentar la visibilidad y la conciencia de las niñas en STEM. Su esperanza es que sus esfuerzos contribuyan a un cambio en la forma en que la sociedad piensa sobre las niñas y la informática.

“Estamos jugando el juego largo. No esperamos lograr enormes resultados o un alto ingreso de niñas”, dijo Ben-David. “Se trata de las cosas pequeñas y sutiles que colocas constantemente para dar a la gente una imagen diferente en su mente.”

A las niñas les encanta codificar

La verdad es que la programación no conoce el género. Los niños de cualquier género se entusiasman con la tecnología. Aquí, un ejemplo de esto: según las investigaciones, las niñas más jóvenes tienden a ser más abiertas en cuanto a su interés por la tecnología.

TechCrunch asegura que el 74% de las niñas jóvenes expresan interés en los campos STEM y la informática. Sin embargo, en edad universitaria, ese interés ya ha cambiado; y solo el 18 % de los títulos de licenciatura en Ciencias de la Computación están en manos de mujeres. De acuerdo con el código educativo Girls Who Code sin ánimo de lucro, en Estados Unidos, cuando las niñas son jóvenes, se abren a un interés en la programación y la informática, pero hay un gran descenso entre las edades de 13 y 17 años.

El reto es enganchar a esas chicas y llevarlas a la codificación en un momento en el que están más abiertamente interesadas en la tecnología y mantenerlas involucradas durante sus años de adolescencia. Entonces así existiría la posibilidad de cerrar la brecha tecnológica mucho antes.

Para Ivgi, la codificación es una forma de creatividad que merece que todos los niños intenten, sin importar su género.

“La codificación, en mi opinión, es el subproducto de lo que hacemos”, dijo. “El propósito principal es ayudar a los niños a desarrollar los rasgos de los líderes tecnológicos: la habilidad de inventar y la habilidad de crear.”

A ella le agrada ver el orgullo de los estudiantes por sus creaciones, y por poder mostrar a sus amigos y familiares una aplicación que ellos mismos crearon, descargada en sus teléfonos. Las niñas y los niños muestran la misma creatividad y la misma emoción al poder compartir su trabajo.

“No veo ninguna especificación de género importante en los resultados”, dijo.

Responses

Comment below